Valor neto de Liz Taylor

Valor neto de Liz Taylor

¿Cuál era el patrimonio neto de Liz Taylor?

Elizabeth Taylor era una actriz británico-estadounidense que tenía un patrimonio neto de $ 600 millones de dólares en el momento de su muerte. Elizabeth Taylor fue un ícono de la moda humanitaria y una de las estrellas de Hollywood más famosas de las décadas de 1950 y 1960. Comenzó como actriz infantil a principios de la década de los 40, continuó liderando una carrera exitosa y galardonada en la pantalla a lo largo de la década de los 60 y siguió siendo una figura pública prominente hasta su muerte en 2011. vida, que incluía un lujoso estilo de vida del jet-set, ocho matrimonios, múltiples enfermedades y muchas actividades filantrópicas.

Primeros años de vida y comienzos de carrera

Elizabeth Rosemond Taylor nació en 1932 en Londres, Inglaterra, de padres estadounidenses socialmente prominentes: el marchante de arte Francis Lenn Taylor y la actriz de teatro retirada Sara Sothern. En 1939, debido al temor de que estallara la guerra en Europa, ella y su familia se mudaron a Los Ángeles, donde Taylor asistió a la Escuela Hawthorne. Mientras estaba en California, la joven Taylor atrajo la atención por sus ojos violetas y pestañas gruesas y oscuras, y los amigos de la industria de la familia la alentaron a audicionar para películas. A principios de 1941, Taylor hizo una audición tanto para MGM como para Universal Pictures, y ambos le ofrecieron contratos.

En 1942, Taylor hizo su debut actoral con un pequeño papel en “There’s One Born Every Minute”, después de lo cual se rescindió su contrato con Universal. Otra oportunidad llegó más tarde ese año cuando Taylor pudo hacer una audición para un papel menor en “Lassie Come Home” de MGM. Le dieron un contrato de prueba de tres meses, que se extendió a un contrato estándar de siete años a principios de 1943. La actriz estalló por completo al año siguiente, cuando, a la edad de doce años, fue elegida para el drama de carreras de caballos. “Terciopelo Nacional”. La película fue un éxito de taquilla tras su estreno en la Navidad de 1944, y cuando Taylor cumplió quince años, se la comparaba con estrellas de Hollywood de mayor edad como Lana Turner y Ava Gardner. Películas destacadas de la adolescencia de Taylor incluyeron “Life with Father” de 1947; el musical de 1948 con el tema de la escuela secundaria “A Date with Judy”; y la comedia romántica “Julia Misbehaves”. El papel adolescente final de Taylor llegó con la adaptación de 1949 de “Mujercitas”.

Roles adultos y triunfos críticos

Como adulta, Taylor comenzó a incursionar en papeles más maduros, como el de esposa de un presunto espía soviético en “Conspirator” de 1949, y como futura novia preparándose para su boda en “Padre de la novia” de 1950. Sin embargo, la mayor aclamación de la crítica hasta el momento de Taylor llegó con “A Place in the Sun” en 1951, en la que interpretó a una mimada socialité junto a las estrellas Montgomery Clift y Shelley Winters. La película fue un éxito y obtuvo seis premios Oscar. Taylor siguió con una serie de éxitos para MGM, incluidos “Love is Better Than Ever” e “Ivanhoe” de 1952 y “The Last Time I Saw Paris” de 1954, un drama romántico con Van Johnson.

El pico del éxito crítico de Taylor llegó en la segunda mitad de la década de 1950 y principios de la de 1960. Fue entonces cuando actuó junto a James Dean y Rock Hudson en la epopeya del oeste de 1956 “Giant”. Al año siguiente, Taylor se reunió con su excoprotagonista Montgomery Clift para el drama de la Guerra Civil de MGM “Raintree Country”. Interpretando a una bella sureña mentalmente perturbada, la actriz recibió su primera nominación al Premio de la Academia a la Mejor Actriz. Siguieron tres nominaciones consecutivas más, para “La gata sobre el tejado de zinc caliente” de 1958; “De repente, el último verano” de 1959, coprotagonizada por Katharine Hepburn y Montgomery Clift; y “BUtterfield 8” de 1960, en la que interpretó a una trabajadora sexual de clase alta. La última película fue un gran éxito comercial y le valió a Taylor su primer Oscar.

Después de terminar su contrato con MGM, Taylor protagonizó “Cleopatra”, de gran presupuesto para 20th Century Fox, que se convirtió en la película más grande de 1963. Apareció junto a su futuro esposo Richard Burton, con quien estaba teniendo una aventura extramatrimonial entre bastidores, Taylor se convirtió en la primera actriz a recibir un pago de 1 millón de dólares por su papel. Posteriormente, Taylor y Burton aparecieron juntos en “The VIPs” y continuaron trabajando como coprotagonistas durante la década de 1960 como una súper pareja. El apogeo de sus colaboraciones llegó con “Who’s Afraid of Virginia Woolf?” de 1966, una adaptación de la obra de Edward Albee en la que interpretaron a un matrimonio amargado y en disputa. La actuación de Taylor se convirtió en la más aclamada por la crítica de su carrera y le valió un segundo Oscar a la Mejor Actriz.

Archivo Hulton/imágenes falsas

Declive de la carrera y jubilación

Al aumentar de peso e incapaz de mantenerse al día con el glamour de las estrellas del Nuevo Hollywood como Jane Fonda, la carrera de Taylor entró en declive a finales de los 60. Continuó apareciendo en películas a lo largo de los años 70, pero sus éxitos comerciales y de crítica quedaron atrás. A principios de los años 80, buscando desafiarse a sí misma, asumió el papel principal de Regina Giddens en una producción de Broadway de “The Little Foxes”. Durante el resto de la década, Taylor actuó principalmente en producciones para televisión como “Malice in Wonderland”, “There Must Be a Pony” y “Sweet Bird of Youth”. Después de un trabajo intermitente en la década de 1990 y principios de la de 2000, tiempo durante el cual se centró principalmente en el activismo contra el VIH/SIDA, Taylor anunció su retiro para dedicar su tiempo a la filantropía.

Vida personal

Los años adultos de Taylor estuvieron marcados por una intensa atención de los medios en torno a su vida romántica, que incluyó aventuras escandalosas y ocho matrimonios. El primer matrimonio fue con el heredero de Hilton, Conrad Hilton Jr., con quien se casó cuando tenía dieciocho años. Los dos se divorciaron en ocho meses, después de que Hilton revelara que era abusivo y alcohólico. El segundo matrimonio de Taylor fue con el actor Michael Wilding en 1952; tuvieron dos hijos y se divorciaron en 1957. Ese año, Taylor se casó con el productor Mike Todd y tuvieron una hija. En 1958, Todd murió en un accidente aéreo. Poco después, la actriz inició una aventura con el casado Eddie Fisher, lo que derivó en escándalo. Sin embargo, los dos se casaron más tarde en 1959. Mientras filmaba “Cleopatra” en 1962, Taylor comenzó otra aventura con el hombre que se convertiría en su famoso compañero de pantalla: Richard Burton. Se casaron en 1964 después del divorcio de Taylor de Fisher; diez años después, Taylor y Burton se divorciaron. En 1975, los dos se casaron por segunda vez y se divorciaron por segunda vez en 1976. Poco después, Taylor conoció y se casó con el político republicano John Warner, en cuya campaña electoral trabajó. Al aburrirse y sentirse sola en Washington, Taylor se divorció de Warner en 1982. La actriz salió con el actor Anthony Geary y estuvo comprometida brevemente con el abogado Victor Luna y el empresario Dennis Stein. Su séptimo y último esposo fue el trabajador de la construcción Larry Fortensky; su relación duró de 1991 a 1996.

Más allá de su vida amorosa, Taylor fue prolífica en el activismo y el trabajo de caridad. Fue una de las primeras celebridades en crear conciencia sobre el VIH/SIDA y ayudó a recaudar más de $270 millones para la causa. Taylor también testificó ante el Congreso promoviendo la Ley Ryan White Care y fundó una serie de organizaciones para recaudar fondos para la investigación y brindar servicios de apoyo a quienes padecen la enfermedad.

Además, Taylor fue una ávida partidaria de las causas judías y sionistas, habiéndose convertido al judaísmo en 1959. Ayudó a recaudar fondos para el Fondo Nacional Judío y formó parte del consejo de administración del Centro Simon Wiesenthal.

Muerte y legado

Taylor lidió con numerosas lesiones y enfermedades a lo largo de su vida, desde fracturas óseas hasta episodios casi fatales de neumonía. Fumadora empedernida, también se volvió adicta al alcohol y a los analgésicos, y finalmente fue confinada a una silla de ruedas debido a problemas en la espalda. En 2011, seis semanas después de ser hospitalizada por insuficiencia cardíaca congestiva, Taylor falleció a los 79 años.

Hoy, Taylor mantiene un profundo legado y se ha ganado una reputación como ícono LGBTQ debido a su activismo. Además de sus premios Oscar, recibió la Medalla Presidencial de Ciudadanos en reconocimiento a su labor filantrópica. También recibió honores tan prestigiosos como el premio AFI Life Achievement Award, el premio Cecil B. DeMille, un premio honorario del Screen Actors Guild y el título de Dame Commander of the Order of the British Empire. En 1999, el American Film Institute nombró a Taylor como la séptima mayor leyenda femenina de la pantalla de todos los tiempos.

Todos los valores netos se calculan utilizando datos extraídos de fuentes públicas. Cuando se proporciona, también incorporamos consejos privados y comentarios recibidos de las celebridades o sus representantes. Si bien trabajamos diligentemente para garantizar que nuestros números sean lo más precisos posible, a menos que se indique lo contrario, son solo estimaciones. Damos la bienvenida a todas las correcciones y comentarios utilizando el botón a continuación.

Esperamos que hayas disfrutado nuestro artículo Valor neto de Liz Taylor
y todo lo relacionado con todo lo relacionado al cine y a las series y al mundos de las peliculas.

 Valor neto de Liz Taylor
  Valor neto de Liz Taylor
  Valor neto de Liz Taylor

Cosas interesantes para saber el significado: cine

También dejamos aquí temas relacionados con: cine