Revisión de Mandy: Nicolas Cage se vuelve loco por completo

Revisión de Mandy: Nicolas Cage se vuelve loco por completo

Como puede atestiguar cualquiera que trabaje como crítico de cine o periodista, Nicolas Cage ha protagonizado durante años una sucesión aparentemente interminable de películas que se han ido en gran medida directamente a VOD o videos caseros (con algunas excepciones, e incluso esas no eran exactamente amplias lanzamientos). Los proyectos han variado desde incompetentes thrillers de conspiración basados ​​en la fe (Dejado atrás) a thrillers de terror algo más competentes (Mamá y papá). Pero se hablará de muy pocos de ellos al mismo tiempo que Dejando las Vegas o Adaptación, dos de los mejores logros de este excéntrico actor, y mucho menos un clásico de acción como Cara / Apagado.

Pero incluso si su última película, Mandy, no presagia exactamente un renacimiento de Cage (¿Nicolassance?), Es un corte por encima de la tarifa habitual de mediocre a inaccesible en la que ha estado apareciendo. Mandy está dirigida y coescrita (con Aaron Stewart-Ahn) por el cineasta italo-sueco Panos Cosmatos, quien causó revuelo en 2010 con Más allá del arco iris negro, un híbrido psicodélico de terror / ciencia ficción que intentó superar a Cronenberg en obras tan tempranas de ese inconformista canadiense como Escalofríos, Crímenes del futuroy Videodrome. Fue un éxito puramente por el estilo y las impresionantes imágenes solo, aunque su trama o la falta de ella y el ambiente desorientamente frío resultaron divisivos.

Ocho años después, Cosmatos sigue más preocupado por las imágenes y la atmósfera que por cualquier otra cosa, pero al menos MandyLa historia es mucho más sencilla que la de Más allá del arco iris negro incluso si se necesitan dos horas lentas y alucinógenas para transmitirlo. Y saca una actuación verdaderamente humana y dolorosa de Cage como un hombre cuyo sentido de tranquilidad personal se rompe brutal y abruptamente, pasando de la angustia al salvajismo en lo que solo puede denominarse un arco épico de Cagey que mantiene al actor vulnerable incluso mientras gira. en una máquina de matar.

Cage interpreta a Red Miller, un maderero que vive en una casa apartada en las Montañas Sombrías del este de California con el amor de su vida, Mandy (Andrea Riseborough), en el año 1983. Su pacífica vida juntos se hace añicos cuando Jeremiah Sand (Linus Roache), el líder de un culto depravado, se enamora de Mandy después de verla salir a caminar. El culto, con la ayuda de un grupo de motociclistas enmascarados vestidos de negro que pueden no ser del todo humanos, invade la casa de la pareja y comienza una noche de horror que a su vez coloca a Miller en un camino de violencia y venganza igualmente horribles.