Reseña de la película ‘Sing 2’: la secuela animada se siente aún más opresivamente sin alma

Esta reseña de “Sing 2” se publicó por primera vez el 15 de noviembre después de su proyección en AFI 2021.

Desde una perspectiva empresarial, una secuela de “Sing” de 2016 seguramente sonaba como una operación de acumulación de efectivo obvia para sus creadores. Esa primera parte recaudó más de $ 634 millones en todo el mundo (una cifra asombrosa y deprimente). A pesar de la pandemia, “Sing 2”, una vez más escrita y dirigida por Garth Jennings, podría esperar con seguridad hacer algunos números en la taquilla deformada. La iluminación ha descifrado la parte de la rentabilidad, pero no así la calidad artística.

Como película, esta nueva entrega se parece más a una lista de reproducción ensamblada perezosamente que presenta todas las 40 canciones principales que llegaron a las ondas en los años transcurridos desde que se lanzó el original. No es que el predecesor fuera mucho mejor en ejecución, pero esta vez el desfile de canciones pop casi de pared a pared suena opresivo en su implacable desesperación por complacer.

“¿Conoces esta canción, verdad?” la película parece gritar una y otra vez mientras usa unos segundos de cada pista antes de pasar a la siguiente. Los éxitos de las listas de éxitos de Taylor Swift, Billie Eilish y The Weeknd hacen cameos junto con algunos clásicos famosos y tarifas más “oscuras” que pueden generar confusión, como “Heads Will Roll” de Yeah Yeah Yeah, un himno independiente que se usa aquí. para recordarnos, el puercoespín Ash (con la voz de Scarlett Johansson) es un rockero.

Cuando inicialmente nos encontramos con el ansioso koala Buster Moon (Matthew McConaughey) y su grupo de animales antropomórficos, su misión era salvar su teatro local. Para sorpresa de nadie, lo lograron. Con su espacio de pueblo pequeño en funcionamiento, ahora están realizando una versión teatral de “Alicia en el país de las maravillas” que estéticamente se asemeja a los apestosos de acción en vivo de Tim Burton para Disney.

Pero Buster quiere más. En sus diminutos ojos, el elenco que ha formado merece el centro de atención de la gran ciudad, Red Shores (las Vegas de este reino, con toda su fanfarria y sobrecarga sensorial). En particular, los fondos y el diseño de producción, es decir, en los resplandecientes paisajes urbanos y los interiores meticulosamente configurados en hoteles de lujo, eclipsan el diseño de personajes genéricos de las numerosas criaturas en el escenario en un momento dado.

Empeñado en hacer realidad el sueño de la fama, el líder finge tener una amistad cercana con la estrella solitaria Clay Calloway (un Bono infrautilizado) para convencer al villano magnate Jimmy Crystal (Bobby Cannavale) de que financie un espectáculo para ellos. Con los recursos disponibles, se ponen a trabajar en “Fuera de este mundo”, su epopeya de ciencia ficción por números, que gira las tramas secundarias de varios de los personajes. De ellos, el tímido gorila Johnny (Taron Egerton) queda atrapado en una pelea entre maestro y estudiante al estilo de “Whiplash” y tiene la intención más dramática.

Entre sus muchos delitos desafinados, “Sing 2” no se compromete con ninguno de sus sentimentalismos. Cada vez que hay instancias que podrían convencernos de que hay más en este asunto desechable, la película las socava. Desde el principio, la pandilla comienza a interpretar la conmovedora “Donde las calles no tienen nombre” de U2 en una deslumbrante variedad de constelaciones imaginarias que no duran más de unos segundos antes de que la trama cargada decida que es hora de seguir adelante.

Una vez que llega el tercer acto de esta adaptación de pantalla demasiado larga de la mezcla aleatoria de Spotify de un DJ, nos sentamos a través de los múltiples números que componen su musical intergaláctico, montado a pesar del vitriolo de Crystal contra Buster. Algunas de estas escenas son salvables, como la poderosa balada de la hija del antagonista con cientos de lémures que bailan claqué como bailarines de respaldo o la confrontación de golpes de pecho de Johnny con su matón.

Conceptualmente, hacer que el facilitador o productor sea el líder en lugar de los talentosos vocalistas suena como una idea digna de mención. En la práctica, sin embargo, el resultado desinfla esa premisa. Del mismo modo, “Sing 2” toca las estructuras de poder tóxicas y el nepotismo, pero es demasiado seguro. Nadie está pidiendo una disertación sobre los males de la industria del entretenimiento en una fábula orientada a los niños destinada a que su audiencia la vea en una tableta que se sostiene con los dedos pegajosos, pero uno podría apreciar un compromiso narrativo adicional con los temas.

La franquicia “Sing” encaja en la peculiar moda actual de los programas familiares donde los concursantes, famosos o no, cantan con disfraces ridículos (“The Masked Singer”) o como avatares creados digitalmente (“Alter Ego”). Quizás haya un atractivo afín para algunos al ver a esta manada de animales afables y poco interesantes interpretando canciones, interpretadas por celebridades, que conocen de memoria o que al menos han escuchado en la radio en su viaje al trabajo.

A pesar de lo insoportablemente frenético que es “Sing 2”, se puede conceder que el humor más agradable proviene de la anciana lagartija Miss Crawly (curiosamente expresada por el director Jennings) y su devoción por las travesuras de Buster. El resto de los deberes cómicos recaen nuevamente en el Gunter de Nick Kroll, con las bromas irreverentes y acentuadas del cerdo que a veces se pierden en el desorden de la acción.

Para aquellos que valoran el medio de la animación y al mismo tiempo son aficionados a los proyectos que emplean la música como base para su narración, el último grial es “Belle” de Mamoru Hosoda, actualmente en la carrera de premios con una fecha de lanzamiento fijada para enero de 2022. Por el contrario, para satisfacer un anhelo de ruido de fondo con una muestra entrecortada de melodías reconocibles que ascienden a una insulsidad inocua, “Sing 2” obtiene la mejor facturación.

“Sing 2” se estrena en los cines de EE. UU. el 22 de diciembre.