¿Por qué los disparos calientes! Las películas son las últimas grandes parodias

Del mismo modo, ¿quién podría olvidar la escena de sexo de comida donde Harley y Ramada (Valeria Golino) giran 9 semanas ¿hasta 11 freír un desayuno inglés completo en su estómago? ¿Qué hay de lo mencionado? La dama y el vagabundo escena del restaurante, donde comer espaguetis no solo lleva a besarse, sino a Harley, empujando una albóndiga hacia su dama.

Es tan ridículo como inteligente y es por eso que las películas perduran.

Hay innumerables comedias que se oponen a las vistas repetidas, pero con muchas, la ley de los rendimientos disminuidos a menudo ve las risas del vientre reemplazadas con el tiempo por una sonrisa sentimental.

Una comedia que todavía puede obtener un LMAO cuando se ve por enésima vez es algo realmente raro y el Disparos calientes Las películas logran esto (y tal vez incluso un LMFAO) a través de este delicado equilibrio entre lo estúpido y lo sublime.

Un ejemplo de ello (recortado penalmente del lanzamiento de DVD PG, pero en la versión teatral de la película) es elNo hay salidade amor inspirada en la limusina Hot Shots: Parte Deux: un jugueteo más ridículo que obsceno.

Mientras Topper y Michelle se ponen prácticas (con una cadena de puerta en lugar de un broche de sujetador), el chofer observa y, seamos honestos, pervertidos con creciente entusiasmo: agrega un espejo de aumento, luego los filma, luego se pone gafas 3D, luego los mastica.

Es tan tonto como delirantemente divertido e incluso compensa el paso en falso de las tetas de sable de luz.

Por supuesto, la comedia se trata de la entrega y el hecho de que las películas funcionen es un testimonio de las actuaciones.

Lloyd Bridges regular de ZAZ se roba cada escena en la que es inepto Almirante / Presidente Tug Benson.

Se apresura a enumerar sus logros (Mis ojos son de cerámica.

Atrapé una ronda de bazuca en Little Big Horn.

¿O fue Okinawa? El que no tiene indios) y rara vez tiene idea de lo que está sucediendo.

(Señor Presidente.

No, no lo está, lo he visto en la televisión.

Es un hombre mayor, de mi estatura.) Gracias a Dios, es ficticio.

Pero no se equivoquen, esta es la película de Charlie Sheens.

Su habilidad para no tomarse a sí mismo demasiado en serio hace que sea un placer verlo: se pone un camisón como una verdadera belleza sureña, usa un lunar de belleza transferible por su amor y ve que la ropa interior sale de los pantalones como un falso Superman.

Su entrega inexpresiva y su habilidad para jugar directamente convierten las líneas más simples en citas asesinas y admitámoslo, nunca ha sido mejor.