Por qué el bombero Sam es el programa infantil más peligroso del mundo

Por qué el bombero Sam es el programa infantil más peligroso del mundo

Sam el bombero es un personaje de televisión popular que pasa de una aventura a otra. Ha existido durante casi treinta años y su popularidad sigue siendo tan alta como al principio. Vive en la ciudad de Pontypandy, que es una pequeña aldea galesa situada junto al agua. El bombero Sam es parte de la brigada de bomberos local y se ocupa de los problemas que encuentran los buenos habitantes del pueblo. Aunque la caricatura es divertida de ver, es sin duda el programa infantil más peligroso del mundo y estas son las razones.

Precio normando

Norman es un personaje infantil en el programa que no parece tener un filtro cuando se trata de controlar sus payasadas salvajes. Es responsable de muchos de los peligrosos contratiempos que ocurren en Pontypandy. Norman es el único personaje que tiene el pelo rojo. Su condición de pelirrojo y además de alborotador envía un mensaje negativo que refuerza algunos estereotipos sobre las personas pelirrojas. Existe una implicación directa de que el cabello rojo indica “picardía” además de no ser digno de confianza.

La ciudad tiene demasiados incidentes peligrosos.

Si esto fuera una ciudad real, no sería el lugar ideal para vivir. Pontypandy tiene una población estimada de 23 personajes, pero una cuarta parte de ellos son bomberos. Parece que con todos los problemas que suceden en la ciudad, deben mantener un equipo de buen tamaño para hacer frente al caos. Si bien es comprensible que el programa sea sobre un bombero y él debería estar haciendo lo que hacen los bomberos, cada episodio trata sobre una situación que tiene un alto potencial de peligro y resultados trágicos.

Sam ha evolucionado como un egoísta

La atención siempre ha estado en Sam the Fireman, pero la última evolución ha convertido al personaje en un hombre vanidoso que siempre brilla por encima del resto del dedicado equipo. El sam más nuevo tiene buen aspecto y es muy consciente de ello. Siempre se atribuye el mérito sin dar a los demás lo que les corresponde y esto no es un buen ejemplo para los espectadores jóvenes. Sam parece anhelar la atención y va a la vanguardia para obtener toda la gloria que no pertenece a un personaje, sino al grupo que arriesga sus vidas.

Más cambios en la serie

Pontypandy ahora ha sido trasladado de un pequeño pueblo del valle a una ciudad costera. Nunca se explica cómo la ciudad entera se mudó a una nueva ubicación y no estamos seguros de por qué se hicieron los cambios. Hay cosas en la serie de larga duración que simplemente suceden sin ton ni son.

¿Es seguro el bombero Sam para que lo vean los niños?

El aspecto más desafiante de Fireman Sam es que el programa es muy popular y a la gente le ha encantado verlo durante casi tres décadas. Los cambios ocurrieron con bastante lentitud y con el tiempo, por lo que los espectadores se acostumbraron gradualmente a esto, como una rana colocada en una olla de agua calentada lentamente sobre una estufa. El dilema es que el programa se ha transformado en algo que promueve valores poco saludables para los niños. Este podría ser uno de los programas más peligrosos para las mentes impresionables jóvenes.