TERRETORIO PELICULAS

Los Soprano: saludando al mayor drama televisivo jamás realizado

La filosofía de Tony Soprano para luchar con el mundo es deliciosamente atractiva debido a su énfasis en obedecer los impulsos. Lo desglosaré: si tiene hambre, se tapa la cara; si quiere algo; lo toma; si algo se interpone en su camino, lo rompe en pedazos; si siente una emoción, por primitiva que sea, la expresa (con especial énfasis en la lujuria y la ira). Soborna, roba, jode, engaña, golpea y mata a lo largo de la vida. En el veloz SUV de la vida que consume mucha gasolina, ¿quién no querría una identificación como la de Tony al volante? ¿Incluso solo a veces? Especialmente un tipo como yo, que se sienta en el extremo opuesto del espectro alfa, y generalmente se le considera tan feroz como un periquito muerto. Si me uniera a las filas de la mafia, sospecho que les sería tan útil en la capacidad de soldado como lo fue el personaje de Brad Bellick. Fuga de la prisiónnarrativa tras su segunda temporada. Probablemente por eso es mejor admirar a alguien como Tony desde detrás de la seguridad de una pantalla de televisión, de la misma manera que es fascinante ver un oso salvaje en un documental sobre la naturaleza, pero no tan fascinante cuando estás en una tienda de campaña en el bosques y te está arrancando la cara.

Sin lugar a dudas, hay una emoción indirecta al ver el programa, pero eso solo cuenta una pequeña parte de la historia. Después de todo, Grand Theft Auto proporciona una emoción indirecta, pero solo hay un tiempo que puedes pasar derribando helicópteros de la policía con un lanzacohetes antes de que los sentimientos de entumecimiento y vacío se apoderen de ti. Si Tony hubiera sido ni más ni menos que un matón brutal y de dos notas, no habría encontrado al personaje tan convincente, y los críticos y los fanáticos por igual no seguirían cantando. Los Sopranos‘grandes elogios después de todos estos años. A pesar de las opiniones de una minoría minúscula, Los Sopranos no es una carta de amor empapada de sangre al crimen y al asesinato. No exalta ni embellece a sus personajes, ni a las vidas que llevan, que están, sobre todo en el caso de los propios gánsteres, plagadas de miedo, ira, conflicto, culpa y muerte interminables. Nadie realmente ‘se sale con la suya’. Bueno, a veces lo hacen.

Hasta Los Sopranos – aparte de la violencia elegante y estilizada de las películas de la mafia de Scorsese, o la grandeza operística de El Padrino trilogía: en su mayor parte, los mafiosos en la pantalla habían sido retratados como psicópatas bidimensionales y de ojos muertos, o bien funcionaban como el alivio cómico. O ambos. Los Sopranos se esforzó en presentar a sus mafiosos como personas completamente desarrolladas, impulsadas y atrapadas por sus propios miedos, debilidades y deseos, al igual que el resto de nosotros. Las muchas cualidades humanizadoras de Tony, entre ellas su feroz impulso de proteger a su familia de cualquier daño, su miedo de que su hijo siga sus pasos, o de no estar a la altura del legado de su propio padre, su compasión por los niños y los animales (es cierto que esta era una que se puso patas arriba al final de la serie), su lealtad a sus amigos más cercanos, su necesidad de ser amado, su capacidad de generosidad, su sentido del humor infantil y contagioso y su capacidad ocasional para hacer lo correcto, lo hicieron casi imposible no agradar a Tony por su lista aún más larga de faltas y fechorías. No era bueno, ni malo ni malo. Solo era Tony. Y por eso lo amabas y lo apoyaste, a pesar del cambio moral que exigía esa postura.

Por supuesto, ayudó que Tony generalmente se encontrara opuesto y antagonizado por personas que eran aún más inmorales, inhumanas y abiertamente sociópatas que él: Mikey Palmice, Richie Aprile, Ralph Cifaretto, Phil Leotardo, Feech la Manna, sin mencionar su propia madre, tío y hermana mafiosos, que en varios momentos de la serie tramaron para provocar la muerte violenta de Tony. ¿Cómo puede tener algo más que simpatía por un hombre cuya propia madre lo quiere muerto, y por el no delito de ser forzada a una costosa y lujosa comunidad de jubilados por su propia seguridad y comodidad? ¿O es un asilo de ancianos? No es de extrañar que haya terminado en terapia.

En tratamiento

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Debe eliminar el BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para continuar usando nuestro sitio web GRACIAS