De lo psicológico a lo sobrenatural: horror en la década de 1960

La década de 1960 fue una nueva era para Hollywood, con el sistema de estudio creado y un catálogo de cineastas que se abrieron paso con el cine de inspiración europea. Junto con los cambios de la industria, la América de los años 60 tuvo crecientes tensiones en el extranjero y en el país con respecto a la Guerra Fría, la Guerra de Vietnam y Movimiento de derechos civiles. Estos problemas se filtraron en el cine estadounidense, específicamente el género de terror.

Mientras que el horror de la década de 1950 estaba lleno de invasiones alienígenas y monstruos radiactivos, la década de 1960 se apartó de estas narraciones en favor de los thrillers psicológicos. Uno de los cineastas más destacados de la época fue el director Alfred Hitchcock. Muchas de sus películas anteriores a los años 60 eran películas de suspenso. Sin embargo, su película de 1960Psicópatamarcó el comienzo de uno de los primeros slashermovies y marcó la dirección que tomarían muchas películas de terror en los años siguientes.

En lugar de presentar algo sobrenatural o científico,Psicópataenfocado en un asesino humano que está mentalmente perturbado. Esta película allanó el camino para más violencia en la pantalla en el cine estadounidense, algo que sería evidente en la década de 1970. Junto con la violencia gráfica, la película jugó el horror de ser vista.

El voyeurismo fue prominente durante este tiempo, como se ve con la película de 1960mirón, que trata sobre un hombre que filma la muerte de las mujeres que mata. Esto podría estar relacionado con la paranoia dentro de Estados Unidos y específicamente con la industria cinematográfica posterior a la era de McCarthy, que había terminado unos años antes del lanzamiento de estas dos películas.

También hubo una fascinación por explotar el trauma de las mujeres, como se ve en las dos películas mencionadas anteriormente, así como en Roman PolanskiRepulsiónyEl bebé de romero.En el caso de Polanski, quien es un violador de niños convicto, y Hitchcock, quien acosó sexualmente a la actriz Tippi Hedren en el set, esto podría ser un reflejo de la oscura realidad de Hollywood.

Estos temas más escandalosos también podrían ser acreditados por el hecho de que el Código de Hays, que restringía las representaciones de la sexualidad queer y femenina, comenzó a aflojarse en los años 60. Sin tener en cuenta lo que se consideraba "moralmente aceptable", las representaciones más sexualizadas de mujeres llegaron a las películas convencionales, específicamente las películas de terror.

Bebé de romero en particular, una mujer dirige la película, explorando temas sobre abuso emocional, violación y embarazo. Si bien estos temas no pudieron explorarse con tanta profundidad años antes, en la década de 1960 los cineastas presionaron para obtener más material controvertido, y estos problemas se abordaron en realidad con la Segunda ola del feminismo.

Esta película es también una de varias películas de terror que volvieron a usar elementos sobrenaturales, algo que había sido dejado de lado en favor de la ciencia ficción en la década de 1950. El inquietantey 1961Los inocentesSon ejemplos clave de esto, sin embargo, en el caso de estas películas, el horror no era sobre lo paranormal sino sobre el deterioro mental de sus personajes.

Estos elementos sobrenaturales también podrían usarse para distraer o codificar ciertos aspectos de la película que fueron objeto del Código de Hays. Si bien el poder del código disminuía en los años 60, todavía tenía algo de vigencia, especialmente cuando se trataba de contenido LGBTQ. Años antes, codingmonsters como queer permitía la inclusión menor de LGBTQ, por lo que el horror era un género perfecto para subvertir el código. Sin embargo, demonizar a la gente queer promovió estereotipos dañinos.

MientrasEl inquietanteno se trata de un monstruo lésbico, es una película para presentar a una mujer, Theodora de Clair Bloom, que está interesada en otra mujer. La película tuvo que ser cautelosa debido a las pautas de censura. Sin embargo, la historia del horror sobrenatural de incluir personajes codificados queer puede ser la razón por la cual la sexualidad de Theodora puede abordarse en la película.

La década de 1960 estaba encontrando sus propias historias de terror para contar con nuevos temores que se filtraban en la sociedad, pero las tensiones que rodeaban la Guerra Fría aún estaban presentes. Mientras que las películas de terror de los años 60 no se centraban en la ciencia ficción, el miedo a la invasión era prominente. Esto, mezclado con crecientes tensiones internas sobre la Guerra de Vietnam y el Movimiento por los Derechos Civiles, llevó a un auge en las películas que se centraron en cómo la gente respondió a las "invasiones".

El mejor ejemplo de esto esNoche de los muertos vivientes.Después de que los muertos vuelven a la vida, un grupo de sobrevivientes debe trabajar juntos para escapar de la amenaza inminente, sin embargo, las tensiones internas conducen a una división entre el grupo y, a su vez, sus muertes, comentando la división social durante los años 60.

Lo más revolucionario de la película es el hecho de que el protagonista es negro y el subversario de la película aborda las tensiones raciales en Estados Unidos. Si bien hacer una película sobre la raza no era la intención original del director George Romero, la película ha sido interpretada como tal ya que el protagonista, Ben de Duane Jones, está atrapado en una casa con gente blanca que constantemente desconfía y lo cuestiona a pesar de que Ben los salva. varias veces.

Como la película no tenía la intención de interpretar a Ben como un hombre negro, el personaje fue escrito sin ningún estereotipo racial, y cuando eligieron a Jones, no fue escrito para ser más negro, sino para ser más inteligente. Además, Jones tenía agencia en términos de cómo se manejaba su personaje, especialmente cuando se trataba de escenas con Barbara y su escena de la muerte. Como resultado, la película se convirtió en un pináculo en el canon de terror con respecto a cómo el género puede abordar la raza.

Tanto la industria cinematográfica como la sociedad estadounidense en general cambiaron durante los años 60. Con el residuo de la Era McCarthy presente y Estados Unidos dividido sobre cuestiones de género, raza y guerra, las películas de terror utilizaron lo psicológico y lo sobrenatural para abordar las ansiedades nacionales. Donde algunas películas eran una visión horrible de la verdad oscura sobre Hollywood, otras catapultaban las conversaciones de una manera que impactaría en el futuro del cine.